Es decir

Enseñar y aprender

Enseñar… es mostrar

y aprender… imitar para dejar de imitar!

Son operaciones maravillosas que nos lanzan al sendero…

Pero la apropiación como acto de creación es otro asunto:

se trata de un saber hacer el propio sendero.

Aunque confundir esto último con la necedad es seguir muriendo por la razón equivocada.

 

Yo soy el adulto

Quien aprende no es mi hijo… tampoco es mi padre.

No soy su padre… tampoco su hijo.

Yo soy el adulto y quien aprende es porque quiere serlo.

 

Cosa nostra

Lo que mi alumno se apropia… es cosa suya.

Lo que anhelo que haga o logre… es cosa mía.

Lo que construimos -durante- con todo eso… es cosa nuestra.

¿Cómo evaluar lo nuestro sino mutuamente?

 

Todavía no sé

¿Cómo voy a saber qué, cuándo, cómo, cuánto, dónde, “debo” enseñar, 
sin haber conocido a quién/es me va/n a instituir maestro?

 

Aparatos estatales

Docentes del mundo, ¡es hora de que nos decidamos a resistir la glotonería administrativa!

Empecemos por nosotros mismos. Ya.

¿O no ven que nuestros alumnos están aprendiendo precisamente eso?

 

Agotado

¿Te agota que no se hagan cargo de su agenda?

¿Te arrastran en su derrumbe narcisista?

¿Preferís confrontar pero no tanto?

¿Ofertás alternativas que deberían proponer ellos?

¿Te ofusca o aflige su falta de reciprocidad?

¿Estás por derrumbarte vos, por tirar la toalla?

Eso no le sirve a nadie, no educa:

¡Volvé a confrontarlos!

 

 

Cobardía

Recibir la herencia cultural es tu derecho,

pero ella puede ser tanto inspiración para creadores como refugio para cómodos.

Convertirla en fundamento de nuestra cobardía es bastardearla.

Además… la cobardía impide crear.

 

Música

La experiencia es musical sólo cuando es musicada, 
cualquier otra cosa… es otra cosa… pero nunca música.

Si es experiencia es porque sos su criatura,
 criatura de tu propia música.

 

Tu música

Tu música no es una coraza ni una máscara, si te escondés detrás de ella, ninguno de los dos es.

Tampoco es una mercancía: si la podés comprar no es tu música y si la podés vender no sos su criatura… es decir, no hay “mi música” para quién la cambiaría por dinero.

Tu música sos vos mismo expresado mediante su singular lenguaje.

 

Artista

Para refinar tu música necesitarás ser consciente de tu propio marco teórico. Los marcos teóricos que han perdurado son maravillosos
 y fueron indispensables para quienes se musicaron a sí mismos.

Imitarlos es sabio, en esa operación se aprende mucho sobre y de sí mismo, repetirlos es vivir muriendo.

 

 

 

 

Advertisements